La Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation) propone como lema para el Día Mundial del Corazón, celebrado este 29 de setiembre, “mi corazón, tu corazón”, centrándose en el cuidado de nuestro propio corazón y en el corazón de las personas que nos rodean. Desde la Comisión Cardiovascular adherimos a este lema que tiene la intención de que todos nos preguntemos ¿Qué puedo hacer ahora para cuidar mi corazón?, ¿y el corazón de los que tengo a mi lado? Por eso la campaña de Semana del Corazón se centrará en hacer una promesa de corazón para transformar tus deseos e intenciones en acciones y a la vez motivar a los que te rodean.

Promesa de corazón

Una promesa que te haga sentir bien y le haga bien a tu corazón, sencilla o que requiera de mucha voluntad, pero con la cual te puedas comprometer para generar una diferencia en tu vida.

Hacé tu promesa…

Individualmente: ser más activo, no fumar o comer más sano (menos sal y azúcar, más frutas, verduras y agua). Además alentar a los que tengo a mi lado a hacer lo mismo con el ejemplo. El corazón es el motor de tu vida, de tus actividades, te permite reír, disfrutar, cuidarte y cuidar a los demás. Que la Semana del Corazón sea una oportunidad para iniciar esa acción que nuestro corazón está necesitando.

Desde los equipos de salud: se podrán salvar más vidas al informar a las personas sobre los riesgos cardiovasculares, orientar y acompañar en los cambios de comportamiento considerando cada realidad y en cada oportunidad estimular la acción. Generar en la consulta o la sala de espera, oportunidades de reflexión y compromiso hacia la adopción de estilos de vida saludables. Recomendamos organizar intervenciones en grupo para el abordaje terapéutico de enfermedades crónicas. Además el equipo de salud tiene la oportunidad de influenciar cambios de conducta al motivar a los demás con el ejemplo.

Como tomador de decisiones: apoyando e implementando acciones para el combate de las Enfermedades No Transmisibles, y promoviendo ambientes saludables en el que las acciones y decisiones a favor de la salud sean las más fáciles de tomar.

Me hace sentir bien, le hace bien a mi corazón.
Hacé tu #PromesaDeCorazón y compartila.

#PromesaDeCorazón

Disfrutar una fruta todas las mañanas.

#PromesaDeCorazón

Tomar más agua y limitar las bebidas azucaradas (refrescos y jugos).

#PromesaDeCorazón

Evitar el consumo de alcohol.

#PromesaDeCorazón

Usar las escaleras en vez del ascensor, para sentirme con más energía.

#PromesaDeCorazón

Reducir el consumo de sal y alimentos con mucho sodio, comiendo menos productos envasados, fiambres y embutidos.

#PromesaDeCorazón

Ponerle más color al plato, incluyendo frutas y verduras en todas las recetas.

#PromesaDeCorazón

Llegar a hacer 150 minutos de actividad física por semana.

#PromesaDeCorazón

Comer pescado una vez por semana o más.

#PromesaDeCorazón

Menos comida rápida y/o procesada, más comida natural elaborada en casa.

#PromesaDeCorazón

¡Liberarme del tabaco! Desde hoy dejo de fumar. 

#PromesaDeCorazón

Conocer mis números: presión arterial, colesterol e Índice de Masa Corporal. Realizar los controles periódicos, ajustar tratamientos.

Me hace sentir bien, le hace bien a mi corazón. Hacé tu promesa de corazón.

Aunque algunos parezcan pequeños, estos cambios son grandes pasos a favor de nuestra salud que realmente hacen la diferencia.

 

Comenzá esos cambios y compartilos, podés inspirar a otros.